Compañias

Servicios

Síguenos en nuestras redes sociales

Tres aspectos clave para definir los controles antifraude de una organización.

Esta labor implica los siguientes desafíos:

1. Establecer con razonable precisión el COSTO de cada control, lo cual normalmente no es un dato que surja de la contabilidad.

2. Medir el aporte que cada control hace a la reducción de impacto y probabilidad de cada riesgo de fraude. Como la relación es de varios a varios, situación en la cual varios controles, conjuntamente, mitigan un riesgo; y un control puede también contribuir a la mitigación de diversos riesgos, la tarea es sumamente compleja

3. Identificar controles antifraude disponibles y no implementados. La identificación en sí no es una labor compleja, en la medida que los avances tecnológicos proveen de nuevos controles constantemente, que quienes desarrollan se ocupan de hacer conocer. El desafío consiste en evaluar “a priori” el aporte a la mitigación de riesgos que podrá hacer un control aún no implementado. También en ello pueden contribuir proveedores externos cuando los mismos estén interesados en la implementación.

Por: Guillermo Casal. Colaborador de Auditool

Califica este artículo
No hay comentarios

Deja tu comentario

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.