Compañias

Servicios

Síguenos en nuestras redes sociales

¿Podría Taiwán perturbar gravemente las cadenas de suministro de fabricación mundial?

La demanda de semiconductores ha aumentado en los últimos dos años, con un incremento de pedidos en todos los mercados de productos electrónicos terminados. Este aumento agravado por los retrasos en la fabricación y las interrupciones de la cadena de suministro ha provocado una grave escasez en muchas industrias que requieren chips, como los fabricantes de automóviles y de teléfonos inteligentes, así como todos los fabricantes de equipos electrónicos.

Para descubrir mejor los riesgos futuros, las miradas apuntan a Taiwán, un importante centro de producción de semiconductores, al cual le fue bastante bien durante la pandemia e incluso con las restricciones de Covid-19, ha sentido poco efecto adverso en las exportaciones y el sector manufacturero. De hecho, la economía de Taiwán ha sido muy resistente, registró un crecimiento positivo del PIB en 2020 y mostró una fuerte expansión económica en 2021.

Fuente: Elaboración propia con datos de IHS Markit.

Como importante proveedor de componentes electrónicos y otros componentes tecnológicos, Taiwán se ha beneficiado del aumento de las ventas de productos relacionados a medida que la pandemia ha impulsado la demanda de teleconferencias y actividades relacionadas con personas que trabajan desde casa, educación a distancia y transmisión y entretenimiento en línea. Las exportaciones de semiconductores representan el 90% de sus exportaciones electrónicas o el 35% de las exportaciones totales. Pero no todo es tan color de rosa.

Además de las grandes operaciones de fabricación, gran parte del comercio mundial de semiconductores pasa por el Estrecho de Taiwán (entre muchos otros productos esenciales). Si bien el sector manufacturero se mantiene fuerte y la demanda es alta, existen riesgos considerables a lo largo de sus rutas de suministro. Cualquier interrupción del comercio en la región exacerbaría aún más las tensiones de la cadena de suministro a nivel mundial.

Cuando se observa la estabilidad de la región, la situación sigue siendo volátil a pesar de que los informes sugieren tanto un posible aumento de las tensiones como una continuación del statu quo actual. La combinación de hechos relacionados políticamente, como el aumento del discurso nacionalista en ambos lados, entre Taiwán y China han polarizado opiniones.  Un escenario de riesgo potencial es el de una confrontación breve pero intensa que podría elevar los desafíos a una ruta de suministro ya precaria.

En este escenario de crisis, se produciría una interrupción a corto plazo en los flujos económicos, financieros y comerciales. Dada la importancia estratégica de la región, cualquier interrupción del comercio en el área se filtraría inmediatamente en todas las regiones del mundo, en algunos casos con efectos permanentes que incluyen cambios a largo plazo en el comercio internacional y los patrones de crecimiento. Cualquier interrupción significativa en la producción de semiconductores o la logística de transporte a mercados clave crearía ondas de choque importantes en varias industrias, como la electrónica y la fabricación de automóviles, agravando las presiones que ya estamos experimentando hoy.

La industria global de semiconductores ya se enfrenta a importantes retrasos en su cartera de nuevos pedidos que han provocado interrupciones en las cadenas de suministro globales. Se espera que esta escasez de producción continúe en 2022. Por lo tanto, un escenario que provoque más interrupciones o retrasos en la producción de semiconductores de Taiwán, en el corto plazo, crearía más ondas de choque en la cadena de suministro de fabricación mundial (IHS Markit, 2021).

Califica este artículo
No hay comentarios

Deja tu comentario

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.