Compañias

Servicios

Síguenos en nuestras redes sociales

PIB, menor inversión y crédito caro, efectos del alza de tasas

La aceleración de la inflación, sumada al incremento del salario mínimo, plantean un reto al Banco de la República que puede tener efectos colaterales.

Aunque la economía colombiana está respondiendo de manera favorable a los estímulos para volver a recuperar la senda de crecimiento y que este año podría estar cercana al 9,8%, tras la peor caída en las últimas décadas en 2020, el fantasma de la inflación ha aumentado los temores de que el próximo año la lucha que contra ese fenómeno realiza el Banco de la República pueda resentir el aparato productivo.

El aumento de la tasa anunciada por el Emisor en medio punto porcentual el viernes pasado, con lo que la autoridad monetaria llevó la tasa al 3%, busca contener la inflación y sus expectativas que además se alimentaron con el incremento del 10,07% en el salario mínimo.

Estas dos cifras, la inflación de este año, que según los analistas superará el 5,2%, junto con el incremento del salario mínimo alimentarán muchas de las tarifas, cuotas, salarios, pagos, arrendamientos que se aplicarán en los primeros días del 2022.

Así, en los primeros meses del próximo año es muy posible que la inflación continúe subiendo por los ajustes en todos los precios.

Y con el aumento de las tasas por parte del Banco de la República y las que vendrán en los siguientes meses, se podría generar un efecto colateral que impactará sobre la actividad económica, aunque no de una manera inmediata, pero sí rezagada, en una transmisión que según analistas puede durar hasta 18 meses.

Ese efecto se siente de manera material en tasas más altas para el crédito lo que debería desincentivar la inversión de los empresarios, así como el consumo de los hogares.

Para Camilo Pérez, jefe de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, la pregunta es qué tanto se va a ver impactada la actividad y considera que eso tiene que ver con la tasa de interés adecuada en cada espacio de tiempo. Recuerda que en este momento la tasa del Banco de la República (3%) sigue siendo negativa en al menos dos puntos porcentuales pues la inflación en términos anuales es del 5,2% y por lo tanto todavía hay estímulo para el crecimiento “y si el Emisor tiene que subirla mucho y llegar hasta que esta no fuera negativa sino positiva, por allá por encima de 1% o 1,25% que será cerca de la tasa neutral, ahí habría un impacto en la actividad económica”, advierte el analista.

Sumado al crecimiento de la economía, para Jackeline Piraján, economista de Scotiabank Colpatria, considera que el país también está experimentando incrementos en los precios que de cierto modo están obedeciendo a tendencias internacionales, pero en la medida en que pueden generar efectos de indexación o una prolongación en presiones a otros precios que no deberían estar afectados, el Emisor decidió emprender este incremento en sus tasas.

La economista cree que el otro año se van a ver ajustes en la tasa, tal vez de una mayor magnitud, “porque vamos a experimentar probablemente mayores subidas en los precios y en respuesta a ello, el banco central podría acelerar ese ciclo de subida de tasas de interés”.

Fuente:

https://www.portafolio.co/economia/pib-menor-inversion-y-credito-caro-efectos-del-alza-de-tasas-559796
Califica este artículo
No hay comentarios

Deja tu comentario

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.