Compañias

Servicios

Síguenos en nuestras redes sociales

Los retrasos en los suministros provocan un aumento de los precios de los productos manufacturados.

Los fabricantes estadounidenses registraron el mayor auge en al menos 14 años durante el mes de abril, pero las limitaciones de la oferta en un momento de aumento de la demanda están provocando que los precios también suban al ritmo más pronunciado desde hace más de una década, sobre todo los de los bienes de consumo.

El Índice de Gerentes de Compras (PMI) del sector manufacturero de IHS Markit se situó en 60,5 en abril, frente al 59,1 de marzo. La lectura fue la más alta desde que comenzó la recopilación de datos para la serie en mayo de 2007, e indica que las condiciones empresariales están en auge. Según la última encuesta nacional de directores de compras, la demanda aumentó a un ritmo que no se veía desde hace 11 años, en medio de las crecientes esperanzas de recuperación y las nuevas medidas de estímulo.

La producción también creció con fuerza, pero el ritmo de crecimiento de la producción se mantuvo muy por debajo del registrado en los nuevos pedidos. En los últimos meses, el crecimiento de los nuevos pedidos ha superado al de la producción en la mayor medida registrada, lo que indica que la producción se está viendo limitada.

Figura 1: Índice PMI manufacturero de Estados Unidos

El crecimiento de la producción de las fábricas de EE.UU. no está a la altura del crecimiento de los nuevos pedidos. Por el momento, las ventas sólo se satisfacen gracias a que los productores están consumiendo sus existencias de productos acabados, que volvieron a caer bruscamente en abril. La elevada relación entre pedidos e inventarios de la encuesta pone de manifiesto que los productores tendrán que aumentar la producción para satisfacer la demanda.

En los últimos dos meses, la demanda ha crecido con más fuerza en los bienes de consumo, coincidiendo con la inyección de nuevos estímulos por parte del gobierno, especialmente en forma de pagos en efectivo a los hogares, que parece haber impulsado el gasto.

Figura 2: Índice de precios de salida, sector manufacturero de EEUU (50 sin cambios respecto al mes anterior.)

Otros dos subíndices de la encuesta ofrecen una valiosa visión de cómo la falta de capacidad está inhibiendo el crecimiento de la producción, hasta un punto sin precedentes.

En primer lugar, los plazos de entrega de los proveedores se están alargando en un grado no registrado anteriormente por la encuesta. Los fabricantes culpan a la escasez de contenedores, la congestión portuaria y el simple desequilibrio entre la oferta y la demanda que ha provocado unos retrasos de suministro sin precedentes. En segundo lugar, los retrasos de los propios fabricantes aumentaron a un ritmo récord en marzo, y en abril se registró una acumulación similar de estos pedidos no completados.

Otros dos subíndices de la encuesta ofrecen una valiosa perspectiva Las empresas más afectadas han sido las que se dedican al consumo, donde la falta de insumos ha hecho que la producción se sitúe por debajo del crecimiento de la cartera de pedidos en una medida récord durante los dos últimos meses, al tiempo que el gasto de los hogares se disparaba. También es el sector de producción de bienes de consumo el que ha registrado, con diferencia, el mayor déficit de producción en relación con el crecimiento de los nuevos pedidos en los últimos meses.

Sin embargo, dado que la confianza en las perspectivas sigue estando en uno de los niveles más altos de los últimos siete años, está impulsada por la introducción de vacunas y los estímulos, en los próximos meses deberían producirse más inversiones en la capacidad de producción, lo que ayudaría a aliviar algunas de las presiones sobre los precios.

Califica este artículo
No hay comentarios

Deja tu comentario

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.

En nuestra plataforma GCBloomrisk encontrarás