Compañias

Servicios

Síguenos en nuestras redes sociales

Interrupciones de la cadena de suministro en Europa Central y Oriental.

Incluso si la pandemia del virus de la enfermedad del coronavirus (COVID-19) no desencadena más restricciones , el optimismo con respecto a las perspectivas a corto plazo para la región de Europa central y oriental (ECO) está disminuyendo, ya que los países enfrentan escasez y retrasos a lo largo de la cadena de suministro.

La crisis logística ha contribuido a un aumento en los precios al productor, más afectado por el aumento de los costos de energía y transporte, así como por la escasez de mano de obra calificada.

La escasez se está presentando en todos los sectores, de manera más generalizada en la fabricación de vehículos de motor, la informática y la electrónica, así como el caucho y los plásticos.

Si bien las limitaciones del lado de la oferta representan un riesgo negativo para el crecimiento de la fabricación a corto plazo, la automatización y la reubicación brindan oportunidades para los países de Europa central y oriental a mediano y largo plazo, ya que encuentran un nuevo papel en medio de los cambios estructurales en las cadenas de suministro inducidos por la pandemia.

Las limitaciones del lado de la oferta y la escasez de mano de obra están aumentando en muchos frentes en medio de una fuerte demanda externa, las encuestas de la Comisión Europea indican que los nuevos pedidos industriales continuaron aumentando en la mayoría de los países de Europa Central durante el tercer trimestre, manteniéndose en niveles históricamente altos en gran parte de la región. No obstante, una recuperación de los nuevos pedidos industriales no se traduce automáticamente en un fuerte repunte de la producción manufacturera. De hecho, es probable que la producción sea limitada a corto plazo debido a las crecientes limitaciones de la oferta.

Durante el transcurso de 2021, la escasez y los retrasos a lo largo de la cadena de suministro ya han sido notables con respecto a los microchips y semiconductores utilizados en la fabricación de automóviles y la electrónica. A nivel mundial, el sector automotriz ha sido el más afectado, lo que ha provocado cierres temporales en las plantas de automóviles desde abril. Otros bienes que se han visto afectados incluyen metales, caucho, plásticos, madera y papel.

Las encuestas industriales del tercer trimestre indican que muchos países de la región se han enfrentado a una gran escasez de materiales y equipos, así como de mano de obra. La escasez de mano de obra calificada no es un fenómeno nuevo en Europa Central y, en comparación con los niveles históricos, la escasez de mano de obra en el sector industrial ha aumentado menos que la escasez de material y equipo, que ha alcanzado máximos históricos en varios países.

Los mayores precios al productor podrían limitar la producción. Por otra parte, la crisis logística ha contribuido a un aumento en los precios de los productores industriales en Europa Central, más afectados por la escasez de mano de obra (que están elevando los salarios), el aumento de los costos de la energía (afectados por el aumento de los precios del gas natural), los altos niveles de utilización de la capacidad industrial y una sobrecarga en el sistema de transporte. Además, las presiones sobre los precios de las manufacturas se han visto impulsadas principalmente por los bienes intermedios, aunque los precios de los bienes de consumo duradero también han experimentado un rápido crecimiento en algunos países. Por sectores, el aumento de los precios de las manufacturas se ha visto impulsado principalmente por los elevados aumentos de los precios de la madera y sus productos, el petróleo, los productos químicos, el caucho y los plásticos, los metales básicos y los equipos eléctricos.

Cuando se resolverán las interrupciones sigue siendo una pregunta abierta, aunque es probable que haya variantes por industria. La visión optimista es que la escasez de mano de obra e insumos se aliviará gradualmente a medida que la demanda en las economías occidentales continúe recuperándose de la recesión del virus COVID-19. Sin embargo, persiste la incertidumbre sobre cómo se desarrollará la estabilidad de las cadenas de suministro globales y el manejo de la pandemia, especialmente en China, Europa y Estados Unidos. Incluso si las interrupciones se resuelven rápidamente, el aumento en los costos de envío podría tener un efecto significativamente negativo para las pequeñas empresas que dependen de productos importados, ya que tienden a tener menos influencia en la negociación de tarifas y espacio con las líneas navieras globales. Muchos tendrán dificultades para absorber los mayores costos, lo que provocará posibles despidos y quiebras (IHS Markit, 2021)

Califica este artículo
No hay comentarios

Deja tu comentario

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy Policy and Terms of Service apply.